Garbel, la taberna madrileña con arte urbano

  • La nieta de su fundador, Belarmino García, recupera un espacio con el que honra la gastronomía típica madrileña en una versión actualizada
  • Bocadillos, hamburguesas XXL, platos para compartir y hasta recetas originales son algunas propuestas de un local fresco y cosmopolita


En el año 1940 un joven Belarmino García (de ahí el nombre del local, por la unión de las tres primeras letras de su nombre y apellido) adquirió una antigua bodega en pleno barrio de Chueca para convertirla en una taberna madrileña con la idea de ofrecer la típica gastronomía local. Tal fue su éxito que los fieles parroquianos hacían cola para comprar sus famosos bocadillos de calamares y de tortilla. Poco a poco amplió su oferta y se consolidó como todo un referente en la zona, hasta que en el año 2000 decidió dejarlo tras años dedicado con amor y mimo a sus clientes. Es ahora, en 2016, cuando su nieta, Carmen García Serrano (Madrid, 1983), abre de nuevo las puertas de esa taberna que tantas alegrías dio a su abuelo, respetando su nombre y concepto, pero actualizando su estética y oferta a los gustos de los clientes de hoy en día.

La calle entra hasta la cocina

La entrada la preside un gran mural de graffiti de 5 metros de ancho que invita a entrar a un local amplio con cuatro zonas separadas para disfrutar según la hora y el ánimo del momento. Obra del artista Nicolás Villamizar, este imponente dibujo de trazadas superpuestas y una impactante moto custom captan la atención y dan la bienvenida a un espacio que evoca la sensación de estar en la calle. Hasta los camareros, vestidos con monos de mecánicos, recuerdan el trajín de la vida urbana. Nada más entrar la zona Fast, el mural, la moto, mesas altas y una gran barra animan al aperitivo o al picoteo más informal. Al fondo, la zona chill out, más relajada, con mesas bajas de nogal, sofás y una iluminación más tenue la prefieren las parejas o grupos para las meriendas o primeras copas. En una tercera zona, más amplia, privada y pensada para las reservas, se aprecia bien la baldosa hidráulica, guiño a la estética original pero con constantes referencias a la arquitectura moderna, como el suelo de gres porcelánico que imita al cemento pulido. En su estética industrial, diseñado por José María Eiriz (Workspace Consulting) en colaboración con la interiorista Yennifer Velasquez, contrastan las paredes de ladrillo envejecido que aportan calidez y elegancia, con paneles microperforados que permiten los juegos de luces y sombras que predominan en todo el local. En la cuarta zona, un comedor más íntimo, se cuela entre las mesas un divertido columpio blanco donde relajarse.

Gabel Madrid


Garbel

Garbel

Garbel

Una carta pensada para compartir

Su carta, breve pero bien estructurada, refleja la misma sintonía con la que su fundador abrió las puertas de Garbel; una oferta pensada para compartir, comer de manera informal pero sin renunciar al buen producto. Respetando esa filosofía, Garbel cuenta con una selección de bocadillos elaborados al momento con panes personalizados de 15 centímetros como el clásico de calamares pero servido con pan negro; pollo con verduras servido con pan de curry; de tortilla con pimientos verdes o de roast beef, berenjena y brie. 

Garbel

Garbel


Entre los principales destacan dos recetas originales que la misma cocinera que trabajó en los años 90 con el fundador de Garbel, la filipina Nanie Baldovino, continúa sirviendo: tallarines con repollo, judías, zanahoria, apio, calabacín y gambas; y los rollitos Garbel, elaborados con pasta de rollo de primavera en versión mini, carne picada, verduras y salsa agridulce. Desde febrero, además, se sirven de lunes a viernes platos de cuchara cocinados a fuego lento, con caldo a base de morcillo, gallina criolla, morcilla asturiana, huesos de jamón, mano de cerdo y tocino.

Las tardes en Garbel son también momentos para disfrutar frente a jugosas meriendas que van variando, aunque triunfa el bizcocho de chocolate con nueces, el de manzana, la tarta red velvet y la de zanahoria. A estas propuestas se suman también una amplia carta de cafés Nespresso con recetas especiales como café a la menta; caramelo y frambuesa; bombón, petit dejeuner, ice vanila o cookies & cream.

Garbel

Garbel

------------------------------------------------------------------------
Horario: 
  • De lunes a jueves de 13:00 a 00:00 horas
  • Viernes y sábados de 13:00 a 02:00 horas
  • Domingos de 13:00 a 20:00 horas 
Teléfono: 91 601 52 66
Más información: Garbel Madrid / Facebook / Twitter / Instagram